sábado, 30 de mayo de 2015

Breve enciclopedia de animales: Halcón de dos cabezas


Uno de los animales más enigmáticos de las Américas es, sin lugar a duda alguna, el halcón de
dos cabezas. Este ave, casi en vías de extinción, habita en la parte central del Valle del Cauca, Colombia; aunque también se ha visto una subespecie en la Amazonía ecuatoriana.
Este espécimen no volador, alcanza el tamaño promedio de un pavo adulto, aunque, a diferencia de éste, presenta mayor agilidad y velocidad en tierra. Sus patas de color negro corresponden a la condición denominada pata anisodáctila,  es decir, con tres dedos orientados hacía adelante y uno hacia atrás, conocido como hálux.
El color del plumaje varía de acuerdo a la época del año, siendo común que las remeras primarias sean más oscuras que las terciarias, mientras las coberteras sean más claras y brillosas. Los colores que el plumaje de este ave adquiere es negro en época de lluvia y gris en época seca.
El cuerpo termina en una larga cola cuyo extremo está coronado por una garra que sirve también en la caza, aunque no es utilizada a menudo.
La primera cabeza suele ser más grande y por lo general tiene la coronilla ataviada de plumas de colores que la hacen atractiva a la vista. El pico es delgado y color rosado y es utilizado para llegar a lugares inaccesibles donde se hallen lombrices y pequeños insectos, destinados a la alimentación. Los ojos, de un negro azabache, son grandes y similares a los de un ser humano hembra, por lo cual a menudo los lugareños suelen contar mitos de la transformación de este ave en una mujer. La cabeza tiene además la virtud de emitir atractivos cantos que sirven para atraer a sus presas.
La segunda cabeza, en cambio, es más pequeña y por lo general está replegada dentro de una de las alas, esperando para atacar con saña a la presa, una vez que la otra cabeza la ha atraído con sus cantos. Esta cabeza no tiene ornamento alguno en la coronilla y el pico color negro asemeja a un gancho. Los ojos, de un profundo azul, por lo general adolecen de ceguera y asemejan a los de una lechuza. Los horribles chillidos que esta cabeza emite, entran en contraste con los de la otra cabeza, aunque en ocasiones adquieren un tono que se asemeja al llanto de un ser humano, confundiendo así cualquier incauto que pase por allí.
Esta ave es muy agresiva y ataca tanto a animales como a seres humanos. Por lo general, la primera cabeza hipnotiza con sus cantos a la víctima, quien al estar cerca del animal es atacado por la segunda cabeza.
La reproducción de este ave es una de las más curiosas del reino animal, pues lo hace asexualmente a través de sus huevos. El huevo es fertilizado dentro del organismo del propio animal, pues este presenta ambos sexos.
La sobrevivencia del animal es muy incierta, pues a menudo devora a sus propios polluelos al nacer, sobreviviendo solo aquellos que, tras romper el cascarón, logren correr y alejarse lo más posible de su progenitor.
Pero sumado al alto índice de mortalidad en el nacimiento, está la característica agresividad del animal.  Después observar durante varios meses el comportamiento de esta ave, caí en cuenta que ambas cabezas entablaban encarnizadas batallas aún después de haber devorado a su presa. He comprobado, no sin cierto estupor, que la segunda cabeza suele matar a la otra, para luego ponerse a llorar amargamente. Finalmente, tras unos minutos de llanto, la cabeza sobreviviente suele herirse a sí misma hasta morir.